Altavoz México
Noticias

El festival de rock más importante de México

Este fin de semana se conmemora el aniversario de ese encuentro donde la juventud encontró libertad y tuvo que esconderse.

Ya mucho se ha hablado de Avándaro, ese mítico festival de rock en el que participaron las principales bandas que existían en nuestro país. Ese megaconcierto que originalmente iba a ser una carrera de autos, una noche mexicana y tocaría alguna banda que contactara Armando Molina.

Se fueron sumando grupos que estaban dispuestos a participar, era 1971 y no había habido un momento en el que pudieran convivir todos esos grupos que tocaban rock, desde el blues, pasando por el psicodélico y llegando a la onda chicana.

Cabe hacer mención que todos esos grupos tenían una calidad indiscutible y fueron innovadores en la búsqueda de sonidos y ritmos que le dieron identidad propia del rock mexicano.

Tenía poco que se había llevado a cabo el Festival de Woodstock, con todas esas bandas que ni en sueños los jóvenes de los sesenta y setenta podrían ver en vivo. Pero sí estaban esos grupos que hacían el rock propio, mexicano.

Y entonces todo se tornó diferente. Armando contrató a muchos más grupos de los que tenía autorizado y otros llegaron a tocar de a gratis. Los organizadores, entre ellos Luis de Llano y Justino Compeán, pusieron un escenario nunca antes visto, porque su altura permitía que todos vieran bien. Pero llegó muchísimo más público del que se esperaba, se tenía previsto que llegaran unas 25 personas, pero el éxodo de jóvenes alcanzó más de las 300 mil personas.

El Festival de Avándaro se convirtió en el festival de rock más importante que ha tenido México, tanto por el número de grupos que tocaron, como por la cantidad de jóvenes que asistieron, pero sobre todo por el significado social que representó. Miles de jóvenes conviviendo en libertad, escuchando a los mejores grupos y con el resultado de que al gobierno de entonces eso no le gusto y clausuró todo lo que tuviera que ver con el rock, el pelo largo y la juventud.

Eso provocó que el rock llegara a lo que se conoció como los hoyos fonkis, lugares poco dignos para tocar y en donde muchas veces los grupos salían sin cobrar. Años después el rock resurgió, pero esa es otra historia.

El Festival de Avándaro cumple 50 años, los días y las noches del 11 y 12 de septiembre de 1971 pasó lo inimaginable y por eso es importante celebrarlo. Por ello se han organizado diferentes actividades que debido a la pandemia muchas de ellas tienen que ser en línea. Otras tantas serán presenciales. Aunque no hay un solo homenaje o una sola actividad, hay variedad de eventos que usted puede elegir.

Por lo pronto, queda la recomendación de la lectura del libro de Federico Rubli que va a presentar con motivo de este aniversario “Yo estuve en Avándaro”, con fotografías de Graciela Iturbide.

Este sábado se transmitirá al mediodía por Canal Once el concierto que grabó la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional con varios de los músicos y cantantes que estuvieron en Avándaro, como Ramón Ochoa Bozzo (batería), Federico Luna (armónica), Ricardo Toral (piano), Jorge Alarcón (bajo) y las cantantes Mayita Campos y Marisela Durazo, entre otros.

Fuente: El Capitalino

TE RECOMENDAMOS SEGUIR LEYENDO

La banda más canalla de México está de vuelta

Redacción

Ricardo Montaner y una oda a su infancia

Redacción

Rubytates se une a Solo Fernández

Redacción